James Dean reencarnación

Web del gran artista y reencarnación demostrada de James Dean: Alberto E. Todo lo expuesto es real, y esta indiscutiblemente demostrado. Se tomarán acciones legales por contenidos amenazantes, negativos, o que dañen el honor en cualquier lugar.

Acoso y derribo: esto no va sobre caballos ni toros

James Dean y Alberto E: Dos grandes estrellas, a las que el mundo desde siempre trata de apagar.

Todo éxito de forma muy repentina tiene una subida de odio y envidia extremadamente fuerte. Es ahí, que cuando la carrera de un artista es muy elevada, haya grupos de gente que intenten destruir la carrera de ese artista lo antes posible para que no llegue a nada.

Todo aquella persona bien conocedora de estas dos personas, sabrá que en la historia de sus vidas: las malas lenguas, y personas destructivas, siempre han estado tristemente muy presentes, llegando hasta el extremo de la necesidad de Alberto E, y miembros de su equipo, de recurrir a las fuerzas legales.

Desafortunadamente, nadie se puede escapar de los rumores, chismes, calumnias e, injurias.

Gente resentida, reprimida, envidiosa, mediocre, mentirosa compulsiva o simplemente trastornada, es capaz de decir barbaridades sin el más mínimo respeto por la verdad. Esa verdad que se puede contrastar, demostrar y verificar. Nosotros podemos y debemos hacerlo.

En el caso de estos grandes señores, cuyas figuras son indiscutiblemente destacadas, daremos explicación al porque de todos estos males, gracias a la definición del síndrome de alta exposición (También conocida como síndrome de la amapola alta) y daremos consejos para hacer frente al acoso, y detallaremos ese acoso y derribo, hacía Alberto y James. 

Síndrome de alta exposición o síndrome de la amapola alta.

El síndrome de alta exposición (o síndrome de la amapola alta - tall poppy syndrome -en inglés) es un término peyorativo utilizado en el Reino Unido, Irlanda, Australia, y Nueva Zelanda para describir un fenómeno social por el cual personas con méritos genuinos son odiadas, criticadas o atacadas a causa de que sus habilidades o logros las colocan por encima de otras personas, o destacan por encima de ellas. Y es que una de las grandes contradicciones en los seres humanos tiene que ver con la dificultad para apreciar honestamente las virtudes de otro, sin sentirnos molestos por ello, lo que genera odio en los demás.

En definitiva: el éxito de los otros seres, hace que las propias limitaciones de los demás se hagan más visibles. De ahí que al síndrome de alta exposición también se le llame: "Síndrome de la amapola alta". Esto es porque la lógica que impera es la de cortar aquellas flores que crezcan más que otras, para que las demás no salgan perdiendo en comparación.

El síndrome de alta exposición en el mundo de hoy.

Como bien puede observarse, es claro que las tiranías no permiten que surjan figuras destacadas que puedan verse superiores, en algún sentido, a quien detenta el poder. Tal es el caso en el ámbito de la política donde es muy frecuente que busque desprestigiarse a quien desafía el estatus quo o al establecimiento. Aún con todo, el síndrome de alta exposición no es algo que se limite a los asuntos de gobierno. Nada más hay que ver a los artistas, modelos, bailarines...

Si eres alguna de esas personas que les gusta maquillar las cosas, que culpas a los demás de tus desgracias, que mientes para obtener un beneficio, o que injurias por el placer de hacer daño: Por favor, ¡Háztelo mirar!

Tienes un problema de desequilibrio emocional que puede llegar a ser un desequilibrio mental.

Enfréntate a la verdad, pon freno a tus mentiras y ataques. Piensa que no vas a ser mejor por el hecho de mentir sobre alguien o lanzarle piedras. Tus desequilibrios son tuyos y tienes que tomar conciencia de ellos para poder equilibrarte. Debes preguntarte: ¿Para qué miento o trato de destruir a esta persona? Deja que llegue la respuesta con total imparcialidad y permite que permanezca en tu cuerpo. El cuerpo guarda memoria de todo. Lo que resientas en el cuerpo te dará una pista de la necesidad encubierta que te lleva a mentir y hacer daño.

Mucho cuidado con las personas engatusadoras.

Son aquellas personas que bien a ti, o a otras personas, con tal de sacarles algo: les adoran, exageran sus virtudes, hablan exageradamente bien de ellos... Y con esto ya de entrada, evidencian claramente un desequilibrio de dos caras, pues cuando ven que no se las hace caso, o sienten que no les dan aquello pretenden conseguir, pasan de pronto a odiarte, injuriarte y acosarte.

Alberto E, al igual que James Dean, siempre han estado muy rodeados de este tipo de gentes engatusadoras. Nuestro consejo es tan simple, como eficaz: tratar de detectar a este tipo de personas, para no entablar relaciones con ellas.

¿Alguna vez habéis escuchado: "Tanta gente con talento sin contactos. Tanta gente sin talento con contactos"?

Esto se produce sobretodo y continuamente en el sector de la interpretación, así como en el del modelaje, canto y danza: Personas que sin ningún talento, o talentos muy limitados, se disponen a adular a los cuatro vientos y/o en privado, a todas aquellas personas con ciertos talentos, o rangos, para medrar o avanzar a costa de ellos, e incluso alcanzar la ansiada fama, que realmente nunca da la felicidad. Pensar que la fama te va a hacer alguien más querido, respetado, o mejorará tu calidad de vida: es algo patológico, que conviene tratarse.

Después de todo, hay que entender, que desde siempre han habido y seguirán existiendo, personas que tratan de compensar una personalidad complicada, un pasado tóxico y una autoestima incompleta, con la aprobación social y la consecución de metas, sin ningún tipo de miramientos.

James Dean dijo para la posteridad, frases como: "Mi propósito en la vida no incluye él anhelo de encandilar a la sociedad".  O también: "No creo que la gente deba ser servil a los ídolos. (...) No quiero ser una estrella sobre la base de un chapado de oro. Una verdadera estrella lleva su propia iluminación, un brillo interior". Ni Alberto E, como tampoco James Dean, gustaron, ni buscaron la fama. Ambos son más bien, personas reservadas.

Tampoco veréis jamás, a Alberto, engatusar a nadie, como si hacen por ejemplo, las otras muchísimas personas, anteriormente citadas.

Alberto E, por supuesto también, rechaza la fama en todas sus vertientes, y cuida muchísimo su privacidad. Ya dijimos que es un hombre muy reservado (Como James Dean), y no posee ninguna red social, más allá que la de sus correos electrónicos.

Denunciaremos siempre cualquier acoso y mentira, hacia Alberto E, James Dean y cualquier miembro de este equipo.

Aquellos que por ejemplo, acusaron después de muerto, a James Dean, de acostarse con gente para llegar a Hollywood, o sobrevivir, e incluso de engatusar a según quienes: se han tenido que tragar sus palabras, ante Alberto, pues la verdad siempre triunfa, y las mentiras se caen en lo más profundo del hoyo.

James Dean, triunfó, y es un mito eterno, no solo por marcar toda una generación, y ser un símbolo: sino también por méritos propios, y talentos únicos verdaderos, como los de su reencarnación, Alberto E, entre otras muchas cosas.

Así también, aquellos que osaron cuestionar la indiscutible y brillante carrera de Alberto E, como aquellos que le acusaron de cualquier otra falsedad, o le injuriaron: tuvieron que rendirle cuentas, ante la justicia, siendo siempre Alberto, el vencedor.

Tras todo lo cual, rogamos, y agradecemos vuestra colaboración, en favor del fin del acoso, con las aportaciones de pruebas de acoso fisico y virtual, hacía las dos grandes figuras de Alberto E y James Dean, así como las de cualquier miembro del equipo profesional de 'James Dean Reencarnación' 

10 simples consejos útiles para hacer frente al acoso

1. Identificar rápidamente el problema.

2. Documentar y registrar desde el inicio todas las agresiones, y proteger todas nuestras redes, objetos, propiedades y, datos personales.

3. Solicitar asesoramiento psicológico especializado y consejo legal.

4. Controlar y canalizar la ira.

5. Hacer frente al problema.

6. Evitar el aislamiento social.

7. Rechazar la inculpación del acosador y evitar tratar de convencerle o cambiarle.

8. No caer en la inhibición, y poner en conocimiento de todos el acoso sufrido.

9. Desarrollar una autoestima positiva y autónoma.

10. Desarrollar el poder curativo del humor.